Mamoplastia de Aumento Opiniones y Testimonios

Pacientes de Aumento de Pecho en Marbella

Mamoplastia de Aumento Opiniones y Testimonios Ocean Clinic Marbella Málaga

Testimonio de Laura, Paciente para Mamoplastia de Aumento en Marbella

Aumento de pecho con implantes redondos 325cc perfil alto.

Hola me llamo Laura y me hice un aumento de pechos hace 6 meses con el doctor Kaye. Siempre sentí que mis pechos eran pequeños en comparación con mis hombros y tórax. Entrenaba mucho, no tenía mucha grasa, pero no me veía proporcionada.

Decidí tener una consulta con el doctor Kaye porque él había tratado a otros miembros de mi familia con buenos resultados. Tuve una consulta con el doctor de casi una hora donde discutimos mi situación y donde vio que tenía un pecho ligeramente más grande que otro. Me dijo que me corregiría la diferencia en la operación y el resultado sería simétrico. Me preguntó qué quería exactamente en cuanto a forma y apariencia; le contesté que prefería los implantes redondos para tener un poco más de escote y probamos diferentes tallas con un sujetador especial para hacerme a la idea de la talla que debería tener. Salí muy contenta de la consulta y decidí operarme.

El día de la operación estaba nerviosa, pero las enfermeras del doctor Kaye me calmaron y me hicieron sentir bien. La cirugía fue rápida y cuando me desperté, ¡tenía pechos nuevos! El posoperatorio no fue muy doloroso, los primeros 10 días tuve dolor muscular e hinchazón, pero tenía medicación. Los meses pasaron, los implantes se colocaron en su posición final y mis pechos se ven simétricos. Parecen naturales en proporción con el resto del cuerpo, ¡lo que yo quería!
Gracias Dr Kaye.

Testimonio de Ashley, Paciente para Mamoplastia de Aumento en Marbella

Aumento de senos con Implantes anatómicos, 325cc, submuscular, cicatriz inframamaria.

Hola, me llamo Ashley y tengo 23 años. Me hice un aumento de pechos con el Dr Kaye hace tres meses y puedo decir que es lo mejor que he hecho. Estoy muy feliz con los resultados. Llevaba más de cinco años pensando en hacerme un aumento de pechos, pero nunca tuve el coraje de hacerlo. Tenía una copa C y tras perder peso, pasé a tener una copa B pequeña. No me sentía segura con el pecho pequeño y con la forma de mi cuerpo no veía proporción. Con sujetadores mis pechos parecían medio decentes, pero no estaba contenta.

No me había realizado antes una cirugía porque no me gustaba la apariencia de los implantes redondos. Sé que los implantes no son pechos reales, pero no quería nunca una apariencia “falsa”, como algunas mujeres… era esto mi mayor miedo y por lo que tardé tanto en hacerme la cirugía.

Hubo un momento que el que no me quitaba la idea de la cabeza. Empecé a mirar información en páginas web. Miré diferentes compañías, fotos de antes y después y preguntaba a mis amigas que se habían operado por recomendaciones. En mi búsqueda concerté una cita con una conocida empresa, no sentí un trato muy personal y estaba muy lleno, motivo por el que la descarté. Fue a hablar con otro cirujano muy conocido, me reuní con su coordinadora de pacientes que fue muy simpática e incluso vivía cerca de mí. Me ofreció un descuento y se aseguró de que veía al mejor cirujano. La consulta estuvo bien, pero no me sentí 100% relajada con lo que hablábamos. Quería la apariencia más natural posible y creía que un implante anatómico era la mejor opción. El cirujano que vi no parecía tener muchas ganas de usarlos y me insistía en los regulares, y esto me preocupaba un poco. Tuve la impresión de que no había realizado muchos implantes anatómicos, por lo que intentaba evitarlos. Hablé con la coordinadora de pacientes y me sugirió ver otro cirujano especialista en implantes anatómicos. Fui a verlo, sabía mucho sobre implantes anatómicos, pero no me dio opciones para la incisión, que tenía que ser bajo el pecho. Esto no me preocupaba mucho, pero aún no me sentía completamente segura.

Tras más busquedas en internet, encontré Ocean Clinic. Concerté una cita y conocí al doctor Kaye con quien tuve una relajada conversación. Tratamos mi situación, me preguntó exactamente el resultado que esperaba en forma, talla y apariencia. Está especializado en implantes anatómicos y le gustan los aspectos naturales, lo que me daba seguridad en su trabajo. Se dio cuenta de que tenía un pecho más bajo que el otro, y dijo que lo podría corregir para hacer mi nuevo pecho más simétrico. Tratamos todo en la cita y me enseño fotos de antes y después. Me mostró ejemplos de implantes y pude probármelos con un sujetador especial para hacerme a la idea de la talla que necesitaba. Definitivamente, fue la consulta más profesional en la que había estado y salí de la clínica sonriendo y entusiasmada. Poco después decidí hacer la cirugía y la reservé. Tuve otra consulta con él donde decidí los implantes anatómicos con la incisión por la areola.

A medida que se acercaba la cirugía me ponía más nerviosa y llamaba o mandaba correos electrónicos preguntando dudas. Hablaba a menudo con Louise que me resolvía las dudas y el doctor Kaye también hablaba conmigo cuando estaba disponible.

El día de la cirugía estaba lo más cómoda y relajada posible. El hospital donde me quedé era de gran categoría. Estaba muy nerviosa, pero todos me ayudaron a estar lo más cómoda posible. Lo siguiente que recuerdo es despertarme con mis nuevos pechos. No tenía dolor al comienzo, pero luego poco a poco comenzó. Tuve un buen posoperatorio, es más incomodidad que dolor, y se olvida pronto cuando ves los resultados. Cuando las vi, estaba muy feliz, aunque estaban inflamadas, podía ver el buen trabajo del doctor. A partir de ahí, cada vez fue más fácil y mis pechos eran más suaves y la hinchazón bajaba poco a poco.

Ahora, tres meses después, los resultados son increibles. Mis pechos se han asentado y no se ve casi la cicatriz. No me esperaba que fueran así tan pronto. Son muy naturales en proporción con el resto del cuerpo. Estoy encantada con los resultados y no tengo palabras para el doctor Kaye, Louise Taylor y el personal del hospital. Se lo recomiendo a todo el mundo.

¡Gracias por todo! Un saludo, Ashley.

Testimonio de S H J, Paciente para Mamoplastia de Aumento en Marbella

Aumento de pecho con Implantes anatómicos, 275cc, perfil alto, cicatriz periareolar.

Hola, me llamo S H J, tengo 36 años y soy madre de dos niños. Me hice hace un año un aumento de pechos con el doctor Kaye y su ayudante el doctor Daniel Sattler.

Hacía tiempo que quería hacerme un aumento de pechos porque los tenía pequeños y después de los embarazos estaban peor. No estaba contenta con mi talla, por eso no me gustaba ir en bikini y solía llevar los sujetadores push-up. Sin embargo, cuando estaba desnuda, no me gustaba la proporción de mis pechos con el resto del cuerpo, así que decidí hacerme un aumento de pechos.

Fui a consultar a dos cirujanos plásticos en Alemania, pero no me convencieron del todo. Así que cuando el doctor Sattler, amigo de la familia, me dijo que trabajaba con un doctor alemán en Marbella, pensé que podía combinar vacaciones y operación. Tras mi primera consulta con el doctor Sattler en Alemania, tuve varias citas telefónicas con el doctor Kaye, le mandé fotos de mis pechos por correo electrónico y me explico todo detalladamente.

Llegué a Málaga y me recogió un conductor que organizó la clínica, también me organizaron el lugar para quedarme después de pasar la noche en el hospital. Cuando conocía al doctor Kaye en persona, me dio la misma impresión que por el teléfono, que estaba en buenas manos. Tras medirme y hacerme fotos, el doctor Kaye y el doctor Sattler me ayudaron a elegir los implantes adecuados para mí, en talla y forma.

La cirugía fue a la mañana siguiente y, tras ver al anestesista, el doctor Kaye y el doctor Sattler dibujaron las marcas y fui al quirófano. No recuerdo nada de la operación, pero cuando me desperté, tenía un par de nuevos pechos que parecían increíbles incluso vendados. Mentiría si dijera que no tuve dolor las primeras 24 horas porque los implantes estaban por debajo del músculo, pero las enfermeras me dieron medicación como les había dicho el doctor Kaye. Al día siguiente me dieron el alta, me quitaron las vendas y pude ver mis pechos por primera vez. ¡Me encantaron! Me colocaron un sujetador especial y me fui a un spa donde pasé 10 magníficos días. El doctor Kaye y el doctor Sattler me revisaron entretanto y a los 10 días me quitaron los puntos y volví a casa.

Ahora, un año después, me veo espectacular, veo mi cuerpo proporcionado. Fue una de las mejores decisiones que he tomado y le doy las gracias al doctor Kaye, al doctor Sattler y al resto del equipo por hacer de ello una gran experiencia.