Si su hijo/a quiere una cirugía plástica

Si su hijo/a quiere una cirugía plástica

Al crecer en la era de los “selfies” y las redes sociales, los adolescentes están más presionados que nunca para “lucir bien”.

Si su hijo/a ha empezado a hablar sobre su deseo de hacerse una cirugía, este artículo le ayudará a hablar sobre el tema.

En los Estados Unidos se realizan alrededor de 230000 cirugías plásticas en pacientes de 13 a 19 años anualmente. La rinoplastia es el procedimiento más popular, siendo el 14% del total en los adolescentes, siguiéndole la cirugía de mamas, la ginecomastia y la otoplastia.

¿Cuándo una cirugía plástica se considera que es para niños?

Aunque es preferible esperar hasta ser adulto para realizarse procedimientos de cirugía plástica, la mayoría de los cirujanos lo considerarán dependiendo del caso. En situaciones donde la salud del adolescente se ve afectada, por ejemplo, cuando hay pechos muy grandes que causan dolor de espalda o deformidad nasal que obstruye la respiración, los beneficios pueden ser mayores que los riesgos.

Sin embargo, los doctores considerarán los motivos psicológicos. Por ejemplo, si un niño está sufriendo “bulling” por cierta característica física, entonces la cirugía puede ser beneficiosa para su salud mental. Igualmente, si son conscientes ellos mismos de su apariencia y esto les dificulta su vida normal, la cirugía puede ser de su interés.

¿Cuál es la edad mínima de las cirugías?

Si su hijo quiere una rinoplastia, se recomienda esperar hasta que el crecimiento nasal se haya completado. Esto ocurre antes en las mujeres (15/16) que los hombres (16-18). Hay una excepción a la regla, si un niño tiene deformidad como labio leporino y paladar hendido.

La cirugía de mamas de cualquier tipo no debería realizarse en una mujer hasta los 21 años de edad, una vez ha terminado el pecho de desarrollarse. Sin embargo, en muchos casos, una reducción puede realizarse en jóvenes de 15 años. Es importante ser conscientes de que los pacientes que se han realizado reducciones de mama antes de la madurez pueden experimentar algo de crecimiento del pecho.

Los chicos con ginecomastia pueden realizarse una reducción de pecho desde los 13 años como mínimo.

Los aumentos de pechos generalmente no se considera adecuados para las adolescentes, excepto en el caso de la asimetría grave de mamas o una deformidad del pecho. Los implantes de silicona están aprobados para su uso en pacientes de 22 años o más.

La corrección de las orejas (otoplastia) puede realizarse desde los 5 años de edad, cuando la oreja ha completado su proceso de crecimiento.

¿Qué procedimientos no deberían hacerse los adolescentes?

A menos que se realice como parte de una cirugía de reducción, no se recomienda que un adolescente se realice una liposucción porque el peso del cuerpo continúa cambiando durante la adolescencia y las hormonas impulsan la acumulación de grasas en áreas de todo el cuerpo. La liposucción no debe considerarse hasta que se haya alcanzado el peso corporal saludable y estable.

Los procedimientos estéticos tales como inyecciones de bótox y rellenos en los labios, no deben realizarse en niños menores de 18 años. Mientras estos procesos son realizados frecuentemente en adultos con el mínimo de efectos secundarios, no hay estudios que aseguren que son seguros para los adolescentes.

¿Qué factores deben considerarse?

Un cirujano plástico tendrá en cuenta una serie de consideraciones cuando evalúe la idoneidad de su hijo para el tratamiento. Lo primero, querrán oír de su hijo las razones por la que desea una cirugía, incluyendo sus expectativas por los resultados de la cirugía.

El cirujano determinará la madurez emocional de su hijo y le ayudará a entender cosas tales como los riesgos y limitaciones de la cirugía y cuán extenso puede ser el proceso de recuperación.

También querrán oír su visión como padres o cuidadores y, si ha decidido seguir adelante con la cirugía, le pedirán firmar el consentimiento informado.

Elegir un cirujano para su adolescente

Cuando elige un cirujano para su hijo, ante todo, asegúrese que está colegiado en el órgano correspondiente en el país que ejerce. Si tiene mucha experiencia en el procedimiento que desea su hijo y si lo ha hecho a un menor de edad antes.

Además de experiencia quirúrgica, nuestros cirujanos plásticos elegido debe ser capaz de demostrar empatía con sus pacientes, ser capaz de comunicarse con ellos de manera efectiva y hacerlos sentir cómodos. Finalmente, no tome la decisión a la ligera, los adolescentes pueden ser inconstantes. Dele tiempo después de la consulta para decidir si eso es lo que realmente quieren.

Cookies