Plasma rico en plaquetas (PRP) el poder rejuvenecedor

El tratamiento de plasma rico en plaquetas (PRP) usa la propia sangre del paciente para tratar la pérdida de pelo, las heridas o para resaltar el rejuvenecimiento facial.

Plasma rico en plaquetas (PRP) el poder rejuvenecedor

¿Qué es el PRP?

La sangre está formada por diferentes componentes, véase, los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. Las plaquetas contienen unas proteínas llamadas factores de crecimiento necesarios para estimular la curación de heridas.
Como nos dice su propio nombre, el plasma rico en plaquetas (PRP) tiene una mayor concentración de plaquetas que la sangre normal; estas se consiguen centrifugando una muestra de sangre del paciente para separar las plaquetas.
La concentración de factores de crecimientos en el PRP puede ser de tres a cinco veces mayor que el presente en la sangre. Los estudios han demostrado que los tratamientos de PRP potencian el rejuvenecimiento de la piel y el tejido, además de curar con mayor rapidez las heridas.
En el caso de las heridas en tendones, ligamentos, articulaciones, cartílagos, huesos y músculos, el PRP puede estimular el proceso natural de curación del cuerpo, reduciendo la necesidad de cirugía o medicación. Los tratamientos de PRP son tratamientos no quirúrgicos que se administran con inyecciones.

Plasma rico en plaquetas (PRP) el poder rejuvenecedor

El PRP para el rejuvenecimiento facial

Cuando se aplica en el rostro, el tratamiento de PRP se conoce coloquialmente como “el lifting vampiro” puesto que se inyecta la propia sangre del paciente en las capas superficiales de la piel.
Los factores de crecimiento que contiene el plasma estimulan la producción de colágeno, facilitando la reparación de la piel dañada a causa de la edad, la exposición al sol o las cicatrices del acné.
Aunque el PRP no es la mejor opción para restaurar el volumen en la cara u otras las líneas de expresión (sí lo son los rellenos, el bótox o la grasa), éste da un mayor rejuvenecimiento a la piel. El tratamiento de PRP mejora la textura de la piel, el tono y la luminosidad. La piel facial se renueva de manera progresiva durante tres meses tras el procedimiento, con resultados que duran hasta 18 meses.

El PRP para la caída del pelo

El tratamiento de PRP para la caída de pelo es la inyección de plasma en el cuero cabelludo. Las proteínas esenciales que contiene el plasma estimulan el crecimiento natural del pelo.

Funciona mejor como tratamiento preventivo para aquellos que comienzan a tener el pelo fino. La mejora sustancial de los cabellos puede verse donde se ha aplicado el tratamiento. Cubre el cuero cabelludo notablemente en las zonas donde hay gran número de folículos débiles, que pueden mejorar.

El PRP ha demostrado excelentes resultados para pacientes que sufren diferentes formas de pérdida de pelo como son la alopecia andrógina (la pérdida más común) o la alopecia areata, siendo bueno tanto para hombres como para mujeres. Se ve la mejoría tras los 12-18 meses de tratamiento.

PRP para las heridas

El tratamiento de PRP está siendo popular como tratamiento para las heridas.

El plasma se inyecta directamente en la zona afectada para tratar el codo de tenista u otras lesiones de tendón, esguinces de rodillas, músculos de los tendones de la corva e incluso artritis.

La inyección puede administrarse con la guía de una ecografía o rayos X, para asegurar el lugar preciso del PRP. Se recomienda una simple inyección o una serie de inyecciones, dependiendo de la herida que se trata y de cómo responde el paciente al tratamiento inicial.
La alta concentración de factores de crecimientos ayuda a curar el tejido inflamado, ayudando a deportistas a volver a estar en activo. Así, el tratamiento de PRP está siendo usado por muchas organizaciones profesionales deportivas.