Rasgos Faciales

Las cirugías pueden cambiar la manera en la que somos vistos

Rasgos Faciales Ocean Clinic Marbella Málaga

¿Puede la cirugía plástica ayudarle a conseguir un trabajo mejor?

Los estudios demuestran que juzgamos a las personas en función de sus rasgos faciales, pero la cirugía plástica puede cambiar la manera en la que somos vistos.

¿Sigue desaprovechando el ascenso?, ¿es usted el as de las entrevistas, pero nunca consigue el trabajo?

Puede que no sea porque esté menos cualificado; simplemente podría ser que su rostro no encaja. Según un estudio realizado por investigadores de psicología de la Universidad de York en Inglaterra, las primeras impresiones se basan en los rasgos faciales de una persona y, una vez que se fijan esas ideas, puede ser difícil cambiarlas. Por ejemplo, una persona que quiere contratarle puede hacer suposiciones sobre su competencia y capacidad basándose solo en su cara. Estas ideas preconcebidas podrían afectar a su carrera, incluso cuando usted demuestra un buen trabajo.

¿Cómo juzgamos las caras?

Cuando vemos el rostro de una persona, hacemos una gran cantidad de juicios relativamente objetivos, entre ellos: la edad de la persona, el sexo y, con frecuencia, su estado emocional; es el llamado perfil facial. Sin embargo, también deducimos sus rasgos sociales, por ejemplo, ciertas personas pueden parecer más fiables que otras. Aunque podemos juzgar el carácter de mil maneras, estas se pueden resumir en tres categorías principales: accesibilidad, juventud/atractivo y dominio.

La accesibilidad y el dominio nos ayudan a decidir si alguien es amigo o enemigo y donde estamos jerárquicamente con respecto a esa persona. El atractivo/juventud, por su parte, nos ayuda a decidir si alguien es una buena pareja o, tal vez, un rival. Estos rasgos pueden ser "leídos" en una ojeada tan breve como 100 milisegundos o menos; la actividad cerebral rastrea los rasgos sociales tales como la honradez - incluso cuando no se requiere ninguna evaluación explícita- lo que indica que es de manera inconsciente.

¿Qué características son las que observamos?

Según los investigadores, hay 65 factores distintos que pueden influir a la hora de juzgar los rasgos sociales. Estos incluyen el tamaño y la forma de la cara en su conjunto, los rasgos faciales individuales (por ejemplo, la curvatura inferior del labio), su disposición espacial (por ejemplo, la distancia de la boca a la barbilla), la presencia / ausencia de gafas y el pelo facial y la información sobre la textura y el color de regiones determinadas.

Esta conclusión se extrae tras pedirles a los participantes que en 1.000 fotos de imágenes faciales puntuaran 16 rasgos sociales diferentes, como la honradez o la inteligencia. Luego, los investigadores midieron los atributos físicos de las mil imágenes y las pusieron junto con los puntos, con el fin de construir un modelo matemático que explica cómo las dimensiones de una cara producen diferentes impresiones.

Encontraron, por ejemplo, que las cinco características más fuertemente correlacionadas positivamente con la accesibilidad están vinculadas a la boca y su forma. Por lo tanto, si usted tiene una boca ancha y grande, con un labio inferior curvado hacia arriba, son susceptibles de ser considerados como amable y accesible. Creyeron que el modelo podría predecir con exactitud las primeras impresiones y, para ponerlo a prueba, hicieron un conjunto de caras generadas por ordenador y pidieron más participantes para calificarlo. Las calificaciones encajaron, es decir, una cara 'inaccesible' generada por ordenador se calificó como inaccesible por los participantes humanos.

¿Podemos cambiar la primera impresión que nuestra cara da?

Si bien puede parecer injusto que nuestros rasgos faciales pueden hacer que las personas juzguen nuestro carácter, haciendo pequeños cambios en nuestra apariencia se puede cambiar la forma en que somos vistos. Esto se demostró en un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Georgetown, Washington, EE.UU., que examinó los cambios en la percepción de la personalidad después de un lifting facial. Para ello, se tomaron fotografías “antes y después” de 30 mujeres que se habían sometido a cirugía plástica, incluyendo lifting faciales, blefaroplastias superior e inferior, lifting de cejas, lifting de cuello e implantes de mentón.

Se pidió a los grupos de 'evaluadores', que no conocían a las mujeres, evaluar cada fotografía según los seis rasgos de personalidad: la agresividad, la extroversión, la simpatía, la honradez, la búsqueda de riesgo y habilidades sociales, así como el atractivo y la feminidad.

Los resultados mostraron que todas las mujeres se calificaron más alto después de la operación en cuatro de los ocho rasgos - simpatía, habilidades sociales, el atractivo y la feminidad. Curiosamente, no importaba la cirugía que la paciente se había realizado, ya fuera lifting facial, blefaroplastia o aumento de mentón, todas fueron consideradas como poseedoras de las mejores personalidades, siendo vistas como más sociables y más agradables.

Parece que la mejora de nuestra apariencia en general puede dar una mejor impresión a los desconocidos. Sin embargo, la cirugía plástica también puede abordar características específicas que son un lastre: por ejemplo, una boca con flacidez en la parte inferior te hace parecer maleducado, los ojos caídos nos hacen parecer menos inteligentes o incluso poco fiables. Haciendo un pequeño cambio en su rostro puede cambiar por completo la forma de parecer y, posteriormente, el comportamiento de la gente hacia usted. Si desea avanzar en su carrera, la alteración de un rasgo facial perjudicial podría hacer que le miren de otra manera.